Al reformar la cocina, una de las decisiones fundamentales es como elegir el fregadero de cocina ideal: con un seno o dos, redondo o cuadrado, por encima de la encimera o por debajo…

Y no es una decisión tan fácil como parece, porque en fregaderos de cocina hay infinidad de posibilidades, tamaños, formas y colores. Dejarse aconsejar por un especialista puede ayudaros a elegir la opción más adecuada a vuestras necesidades.

Como especialistas en reformas de cocinas, sabemos que el fregadero es uno de los elementos en los que vale la pena invertir. Incluso si disponéis de lavavajillas, acabaréis dándole un uso intenso durante años: para preparar los alimentos, para lavar utensilios de cocina, para limpiar frutas y verduras, para colar el agua sobrante después de cocinar determinados platos… De manera que os conviene elegir la alternativa más cómoda pensando en la limpieza y en el espacio con el que contáis y, por supuesto, fabricado con materiales duraderos y resistentes sin renunciar al diseño.

Por eso en Rupérez Interiors i Fusteria sólo trabajamos con firmas de prestigio y calidad premium, como la marca Blanco (que ofrece 5 años de garantía en todo el catálogo de productos).

Blanco es elegancia y sofisticación en la cocina. Aprovechamiento del espacio, ergonomía y fácil mantenimiento definen los fregaderos de Blanco, que ofrecen calidad, confort e innovación en materiales como Silgranit, acero inoxidable o cerámica.

Y como el fregadero es la estrella de la zona de aguas, uno de los primeros interrogantes que nos plantean los clientes a la hora de reformar la cocina es: ¿me conviene un seno o dos? La mayoría piden un fregadero de dos senos como el que tienen, pero esto tiene pros y contras, y debemos saber qué hábitos de cocina tiene el usuario para indicarle su fregadero de cocina ideal.

Aigüeres cuina Rupérez blog

 

Como elegir el fregadero de cocina

Al elegir el fregadero de la cocina, lo primero que tenemos que decidir es si necesitamos un fregadero simple o uno doble.

Fregadero simple

Los fregaderos simples son los que tienen un solo seno y pueden medir de 34 a 50 cm. Se suelen colocar cuando tenemos lavavajillas. Los hay redondos o rectangulares, y son los más indicados para cocinas pequeñas y mostradores reducidos. La forma cuadrada de 50 cm es la que permite limpiar perfectamente la bandeja del horno, por ejemplo.

Pero en cocinas con suficiente espacio, también tenemos la posibilidad de colocar un fregadero con un solo seno grande, de 70 cm (el más vendido), que ocupa el mismo espacio y tiene muchas más posibilidades de uso gracias a su tamaño y a todos los accesorios y complementos que podemos incorporar para hacernos la vida más fácil.

Fregadero doble

Los fregaderos dobles se componen de dos senos (aprox. 75 cm, con separador en el medio), pueden ser redondos o rectangulares y son muy útiles si cocinamos bastante, ya que tenemos más espacio donde dejar todo lo que ensuciamos y fregar cómodamente. Se suelen colocar cuando no tenemos lavavajillas.

Con dos senos podemos tener agua con jabón en uno y agua limpia en el otro o, si limpiamos mucha verdura, podemos tener un seno con verdura en remojo y el otro libre para otras tareas.

En ambos casos es importante prestar atención al grifo y a todos los complementos. Podemos elegir un grifo monomando, capaz de girar para poder usarlo en los dos senos, extraíble tipo ducha, en forma de L o U… Además de sistemas preparados para osmosis, escurridores, jaboneras y otros accesorios a juego con el fregadero.

 

 

Si necesitáis inspiración o queréis que os asesoremos, podéis pasar por nuestra tienda de Tortosa y os atenderemos encantados.

Contactar