¿Sabes qué son las placas de inducción flexible y en qué se diferencian de otros tipos de placas de cocción tradicionales? Si quieres reformar la cocina y equiparla con electrodomésticos más prácticos, rentables y eficientes, este artículo seguro te interesa. Hablaremos de prestaciones que no sólo se impondrán en las cocinas del futuro, sino que ya están presentes en las cocinas actuales.

Hoy en día los avances tecnológicos han permitido que las marcas de electrodomésticos más innovadoras del mercado fabriquen placas de cocción con el sistema llamado flexinducción. Las placas de inducción flexible han nacido para hacer las delicias de quienes disfrutan cocinando más de un plato a la vez y facilitarnos las tareas en la cocina.

¿Qué son las placas de inducción flexible?

Las placas de inducción flexible (también llamadas de flexinducción) son la evolución de las placas de inducción convencionales. La gran novedad es la adaptación del espacio de los recipientes en la placa. Es decir, que podemos colocar los recipientes en cualquier punto de la zona flexible, la placa lo detecta y calienta sólo la zona de contacto. Además, la versatilidad de la zona flex permite calentar recipientes de distintos tamaños: rectangulares, ovalados o de cualquier forma sin las limitaciones de una zona de inducción circular.

Cocina con placa de inducción flexible

Principales ventajas de las placas flexinducción

La principal ventaja de estas placas frente a las placas de inducción tradicionales es que ya no debemos preocuparnos por el diámetro de las bases de los utensilios de cocina y podemos cocinar recipientes de cualquier tamaño. No importa si son muy grandes o muy pequeños, la placa los detectará siempre. Incluso podemos colocar más de un utensilio en una misma zona y elegir si queremos que se cocine todo a la misma temperatura o a temperaturas distintas.

Si algo caracteriza a la inducción flexible es que es el sistema de cocción más rápido, porque los inductores de la placa calientan directamente el recipiente y no la superficie de cocción. Sin embargo, en cuestión de rapidez, no todas las placas flexinducción son iguales. Depende de la marca y del modelo. En este sentido, hay unas más sencillas que añaden una pequeña zona flexible a las zonas circulares tradicionales, otras tienen diversas zonas flexinducción independientes que pueden llegar a unirse para crear zonas más amplias e incluso existen modelos con una única zona flexible sin áreas limitadas. Lo cierto es que el abanico de modelos y precios es prácticamente ilimitado.

Placas de inducción flexible en cocinas granjeras

En cuanto a eficiencia energética, no es sólo que las placas de inducción flexible consuman menos energía, sino que, al calentar únicamente la zona donde hay algún recipiente, existe menos consumo energético. Comparado con la tradicional placa vitrocerámica, las placas de inducción pueden calentar hasta el doble de tiempo, lo que supone un menor gasto de electricidad. Además, ya no hay zonas desperdiciadas (lo que ocurre habitualmente con las zonas más grandes y más pequeñas de las placas de inducción convencionales).

En lo referente a seguridad, en las placas de inducción sólo se calienta la base del recipiente y no toda la superficie, que se mantiene a una temperatura que no produciría quemaduras. Lo normal es que estén equipadas con la función bloqueo de seguridad para niños para impedir que la placa se conecte accidentalmente.

Además, en las mejores placas de inducción la detección de la base del recipiente se ha calibrado con la máxima precisión, por lo que, si olvidamos utensilios de cocina sobre la placa, detectará que no se trata de un recipiente y no lo calentará.

Placas flexinducción de Neff

Las placas flexinducción más avanzadas pueden memorizar los ajustes aplicados en cada uno de los utensilios con los que estamos cocinando y los transfieren automáticamente a cualquier punto de la placa si tenemos que moverlos. Con esto se logra aprovechar al máximo la superficie de la placa y podemos cocinar muchas cosas a la vez.

Otra de las funciones que más destacan los fabricantes es la que, sólo pulsando un botón, divide la zona flexible en tres partes, asignando a cada una una temperatura diferente: potencia máxima en la parte delantera para hervir, potencia media en la central para cocinar a fuego lento y potencia mínima detrás para mantener el calor. Cada zona se activa automáticamente sólo cuando se utiliza para que no tengamos que hacerlo manualmente.

Y también hacen cosas tan increíbles como ajustar la potencia del fuego para mantener el aceite o el agua a una temperatura concreta y constante durante la cocción, indicar qué está consumiendo en cada momento para que sepamos la energía que gastamos y podamos controlar mejor las facturas, pantalla táctil, calentamiento ultrarrápido para hervir el agua en un abrir y cerrar de ojos, programadores de tiempo y avisadores acústicos de fin de cocción y un montón de funciones más.

Placa flexinducción Neff con extractor integrado

Por ejemplo, las placas flexinducción plus de Neff incorporan zonas adicionales en el centro de la placa que permiten ampliar las zonas flexibles horizontalmente; así se puede colocar un recipiente mayor, hasta 30 cm de base en sentido transversal, dejando más espacio para otros recipientes.

Podemos colocar los recipientes que queramos donde queramos, puesto que cualquier posición y forma del recipiente es apta para la placa. Además, al cambiar un recipiente de posición, la placa lo detecta y mantiene los ajustes.

Y si queréis disponer de dos electrodomésticos en uno, la placa flexinducción con extractor integrado es ideal para mantener el máximo espacio en la cocina y no tener que instalar una campana separada de la placa.

Si tenéis que reformar la cocina y queréis saber qué placa de cocción os interesa más, venid a visitarnos, estaremos encantados de asesoraros.

Contactar