En la cocina la luz es la clave, por eso combinar luz natural y artificial es básico para proyectar bien la iluminación de cocinas a la hora de planificar una reforma.

Antes de reformar una cocina en Rupérez Interiors estudiamos detenidamente cómo iluminar la cocina de la forma más eficiente y sostenible para llegar a todos los rincones.

Nuestra finalidad es diseñar cocinas que aunen tecnología, estética y prestaciones para crear un lugar cálido y funcional que además ayude a reducir la huella de carbono.

Es evidente que la luz más barata y menos contaminante es la natural, por eso a la hora de diseñar una cocina lo tenemos muy en cuenta, especialmente para dar sensación de claridad de forma general. Pero cuando tenemos que iluminar muebles o zonas puntuales solemos apostar por dispositivos y paneles LED. Con este tipo de iluminación de cocinas no solo conseguimos ahorrar energía sino que podemos escoger diferentes tonalidades lumínicas que van desde luz cálida a luz fría para crear un ambiente agradable y práctico.

Iluminación de cocinas con led

Con la popularización de la iluminación de cocinas con led atrás queda el típico parpadeo del fluorescente al encender las luces de la cocina. Ahora los leds se encienden de forma instantánea, son altamente eficientes, consumen menos energía y ofrecen más calidad de luz con diversas posibilidades cromáticas. Además, los colores son más puros, nítidos y vivos.

Las tonalidades leds van de luz cálida a luz fría, dependiendo de los lumens o grados Kelvin. En general, para cocinar y manipular alimentos se recomienda optar por una luz más fría, mientras que para una iluminación ambiental o para la zona del office se puede apostar por una luz más cálida. Hasta 2.700 ºK se considera luz cálida, ya que tiende a amarillo, mientras que a partir de 5.000 ºK es luz fría, que deriva hacia el azul.

Aunque su precio es más elevado, los leds tienen un consumo muy bajo, ahorran hasta un 85% de energía respecto a otras bombillas, no necesitan mantenimiento y tienen una vida útil más larga (puede llegar a los 20 años).

La luz producida por los leds no emite rayos ultravioleta ni infrarrojos, lo que evita riesgos de salud. Además, las bombillas leds son reciclables y no contaminan el medio ambiente.

Iluminación de la cocina por zonas

Lo primero que miramos en una reforma integral es cómo iluminar la cocina de forma general según el diseño deseado: con focos o plafones empotrados de gran apertura focal para dar mayor expansión de luz o lámparas desde el techo para dar un toque más personalizado.

Una vez decidida la iluminación general, pasamos a dotar cada zona de su propia luz. No solo es más cómodo sino que ayuda al ahorro: si estamos trabajando en la encimera, puede que no sea necesario tener la luz general de la cocina encendida.

La iluminación permite crear diferentes ambientes en un solo espacio y utilizarla para separarlos. Podemos usar la iluminación para diferenciar el área de trabajo de la zona de comedor y resaltar elementos determinados, como la encimera, vitrinas o armarios, donde puede regularse la intensidad y el encendido automático mediante un sensor de presencia.

Iluminación de la encimera

Tan importante como disponer de una luz general adecuada es tener la encimera bien iluminada. Una de las opciones más utilizadas hoy en día es la colocación de tiras led bajo los módulos altos. De esta manera, se consigue una luz directa y sin sombras. Apostad por una área de trabajo segura para manipular los alimentos, la vista os lo agradecerá.

Por otro lado, iluminar la zona de cocción también es muy útil. Con una campana o extractor de aire con luz incorporada no nos haremos sombra a la hora de cocinar. En el mercado existe una amplia gama de campanas extractoras con iluminación led que proporcionan una luz clara y un considerable ahorro de energía gracias a sensores automáticos y innovadores sistemas de recirculación del aire, como los últimos modelos de la marca Neff por ejemplo.

Iluminación de cajones, armarios y vitrinas

Instalar puntos de luz en el interior de los muebles y cajones de cocina permite acceder de manera fácil y cómoda a todo lo que tenemos guardado sin tener que encender otras luces. Tenemos la opción de colocar tanto luces led como focos encastrados. Pueden encenderse con interruptor o de forma automática. Además, también se puede instalar un regulador de intensidad para conseguir la luz deseada.

Este tipo de iluminación sirve especialmente para ganar funcionalidad y también diseño, especialmente en vitrinas de cristal, pues crean una luz de ambiente encantadora.

Iluminación de islas y penínsulas

La iluminación de islas y penínsulas dependerá del uso que se les vaya a dar, ya que pueden servir para ubicar desde la placa de cocción hasta el fregadero o una zona de comedor.

Cuando se utilizan para instalar la zona de cocción, una campana extractora con luces incorporadas o decorativos modelos tipo lámparas de techo son opciones muy demandadas. En los casos que se van a utilizar para comer, las lámparas suspendidas que proporcionan luz directa son una opción muy práctica y pueden crear una atmósfera cálida concorde a la decoración de la cocina.

Otra tendencia que se ha puesto muy de moda es iluminar la parte baja de los muebles de las islas y penínsulas para crear una luz de ambiente ideal.

Iluminación de la despensa

Si disponemos de un espacio dedicado a despensa, también es importante iluminarlo de manera cómoda. En una zona dedicada a la conservación de alimentos es conveniente apostar por leds, que apenas desprenden calor. Y, sobre todo, con encendido y apagado propio, independiente de la luz general de la cocina.

En Rupérez Interiors somos especialistas en proyectos lumínicos para reformas integrales de cocinas. Si queréis que os preparemos un proyecto a medida, garantizando una iluminación práctica, cómoda y óptima, tan sólo tenéis que contactar con nosotros.

Contactar